IN DEPHT

La presencia femenina en la inversión ángel es de un 10%

Una de las asignaturas pendientes del ecosistema emprendedor y, particularmente, del entorno inversor es la participación de las mujeres. De esta manera, su presencia en la inversión ángel es de un 10% del total. También hay desequilibrio cuando se refiere a su figura en posiciones de liderazgo y de toma de decisiones ya que tanto en fondos independientes como en fondos ligados a grandes corporaciones, el porcentaje de mujeres en puestos de socio no alcanza en ninguno de los casos el 15%, según el informe anual que elabora la Asociación Española de Business Angels Networks (AEBAN).

En más de la mitad de las operaciones no hay presencia femenina. De esta manera, entre aquellos que han realizado más de 10 inversiones, la media de operaciones en las que participa alguna mujer es de 4,7. Además, el 75% de las inversiones ángel de carteras superiores a 20 startups no tiene presencia femenina. En el tramo de inversores con carteras superiores a ese número, la media solo aumenta hasta las 5,6 mujeres. Aun así, cerca de la mitad de estas inversoras participan en los consejos de administración. Esto hace pensar que, si bien el número de inversoras ángel es limitado en número, podrían constituir un colectivo especialmente activo y relevante para las startups en las que invierten y por eso entran a formar parte de sus consejos de administración.

Entre los inversores que han realizado más de 20 inversiones, la media de operaciones con participación femenina no llega a cinco

En cambio, dos de cada tres inversores han financiado alguna startup liderada por una mujer. Pero, a medida que se incrementa el número de inversiones realizadas, el peso de startups lideradas por mujeres en la cartera disminuye. En cuanto a cómo se distribuyen por sectores las startups lideradas por mujeres respecto al conjunto de los business angels, muestra que el mayor protagonismo relativo se da en ‘media’ y ‘biotecnología’. Sin embargo, la representación de emprendedoras es nula en logística y baja en sectores como software o finanzas.

Perfil del inversor ángel: 53 años, tres años de experiencia y con experiencia en finanzas y TIC

La media de edad de los inversores españoles sigue incrementándose. Ya roza los 53 años, lo que la acerca a la de otros países maduros como Reino Unido (55 años) o Estados Unidos (57 años). Es significativo que ya superen los 44 años el 90% de los encuestados, un porcentaje incluso mayor al del Reino Unido (86%). Todas las franjas de edad por encima de 44 años han aumentado sus porcentajes considerablemente y solo un 10% de los encuestados tienen menos de 45 años. de forma similar a lo que ocurre en Estados Unidos, donde la proporción de inversores menores de 40 años no sobrepasa el 8%.

La mayor parte de los inversores acumulan una notable experiencia en esta actividad. Tres cuartas partes de los inversores españoles cuentan con al menos tres años de experiencia y el 32% acumulan más de ocho años. Se ha vuelto a reducir el peso de aquellos inversores que llevan más de 14 años en activo, ya que suponen el 15% del total, frente al 23% de la anterior edición. En cambio, se consolida una importante renovación, con la entrada de nuevos inversores: una cuarta parte de los business angels españoles se han iniciado en esta actividad en los últimos dos años, mientras que en el Reino Unido ese segmento supone el 15% del total.

Conscientes del riesgo, el 47% de los inversores solo destinan un 5% de su patrimonio

La encuesta de este año muestra que, frecuentemente, el puesto más ocupado por los inversores al iniciarse en la inversión ángel es el de fundador o CEO de una empresa consolidada, en un 21%, seguido del de alto directivo, en un 19%. Además, resulta significativo que en ningún caso provengan de la Administración Pública o de organizaciones sin ánimo de lucro. En cuanto a su experiencia, se concentra de forma muy acusada en unos cuantos sectores de actividad. El bagaje de casi la mitad se concentra concretamente en dos de ellos: finanzas y TIC, en un 25% y 21%, respectivamente. Y si sumamos farmacia, logística y comercio, el porcentaje roza el 70%. Agricultura, energía y recursos son nuevos sectores de procedencia el colectivo de inversores, aunque en porcentajes muy pequeños. No obstante, podría ser un indicio de la entrada de nuevos perfiles.

La exposición de los business angels a la inversión en startups se corresponde con el perfil de alto riesgo de la actividad. Los inversores son muy conscientes de ese riesgo y diversifican adecuadamente su patrimonio. En este sentido, los datos muestran un notable aumento del número de inversores que dedican hasta el 5% de su patrimonio a la inversión directa en startups. En segundo lugar se encuentran los que destinan entre un 6% y un 10%, que sería el 26% de ellos. Los que dedican más de la mitad de su patrimonio a este tipo de inversión han desaparecido de la muestra y también se ha reducido notablemente la proporción de los que dedican entre el 21% y el 50% del total.

El ticket medio que aporta un inversor en cada operación se sitúa entre los 10.000 y los 25.000 euros

El cierre de un acuerdo de inversión tarda en materializarse. Desde que se inician los contactos hasta que el emprendedor recibe los fondos suelen transcurrir meses. Una de las razones es, sin duda, la necesidad de articular una operación en la que suelen participar diversos inversores, en ocasiones hasta decenas aun cuando no exista la intermediación de una plataforma de crowdequity. Así se desprende del informe, ya que el ticket medio que aporta un inversor en cada operación se sitúa entre los 10.000 y los 25.000 euros. Los tickets inferiores a 25.000 euros suponían el 35% en 2017 y el 49% en 2018, pero alcanzan el 72% en esta última encuesta. Parte de esta evolución se debe a la organización natural del mercado, en el que los inversores coinvierten con otros de forma reiterada por afinidad, y a la irrupción de grupos o clubes de inversión más o menos estructurados que buscan diversificar su cartera con ahínco.

Por otro lado, una parte considerable de los business angels recurren a instrumentos como los fondos de capital riesgo y las plataformas de crowdequity para diversificar su inversión. Así, además de realizar inversiones directas, un 45% tienen participaciones en fondos de capital riesgo (35% en 2018), lo que indicaría una disponibilidad financiera relevante y una creciente interrelación entre ambas industrias o actividades. El porcentaje que utilizan plataformas de crowdequity también se incrementó del 19% en 2018 al 37% en 2019.

Accede aquí al informe ‘Business Angels 2020’, elaborado por la Asociación Española de Business Angels Networks (AEBAN)

Comparte:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*