Niño en patinete por la ciudad
MOBILITY & CITIES, Sectors

La micromovilidad revoluciona la vida en la ciudad

Que las grandes ciudades están luchando para resolver sus crisis de transporte y de emisiones de CO2 no es ningún secreto. Y es en este contexto en el que se ha abierto paso la llamada ‘micromovilidad’, que hace referencia al transporte de corta distancia, generalmente de menos de cinco millas (8,04 km), en el que las scooters y los patinetes están respondiendo a una demanda que crece día a día, hasta el punto que en Estados Unidos, el 60% de los viajes realizados en las grandes urbes ya pertenecen a esta categoría.

Tal y como refleja el estudio Micromobility’s 15,000-mile checkup de McKinsey, a medida que los consumidores se suman a esta tendencia, la oportunidad de mercado también se dispara ya que se prevé que solo en Estados Unidos, el mercado de micromovilidad alcanzará un valor de entre 200.000 y 300.000 millones de dólares en 2030. Y, desde una perspectiva global, los inversores ya han invertido más de 5,7 billones de dólares en en «arranque» de la micromovilidad desde sus inicios en 2015. 

De hecho, las proyecciones muestran que, para 2050, habrá 2.500 millones de personas adicionales residiendo en áreas urbanas en todo el mundo. Y, dado que la mayoría de las ciudades ya se enfrentan a niveles peligrosos de contaminación y calles paralizadas, la micromovilidad podría resolver algunos problemas.

La COVID-19 podría acelerar la adopción de la micromovilidad

Si bien es cierto que, hasta ahora, la pandemia del coronavirus ha causado estragos en la industria de la micromovilidad, especialmente en sus inicios ya que la gente permanecía protegida en casa, existe la posibilidad de que las nuevas empresas de micromovilidad se recuperen a medida que las personas resurjan del bloqueo y busquen alternativas de tránsito al aire libre. Así, las bicicletas y los scooters podrían ofrecer métodos de transporte más seguros, permitiendo el tránsito al aire libre, el obligado control del distanciamiento social y la reducción puntos de contacto en comparación con el transporte público, tal y como refleja el estudio The Micromobility Revolution, realizado por la consultora CBInsights.

Los scooters eléctricos, por ejemplo, también pueden ser más eficientes que otros modos de transporte. Un kilovatio hora de energía solo puede hacer que un automóvil de gasolina recorra 0.8 millas (1,2 Km), según la revista Wired; un vehículo eléctrico puede viajar 4,1 millas (6,5 Km) en las mismas condiciones, pero, sin embargo, un scooter eléctrico puede viajar 132,8 millas (213,7 Km) utilizando la misma cantidad de energía.

A todo ello se añade que, a nivel práctico, para los habitantes de una ciudad, alquilar una bicicleta o un scooter suele ser mucho más económico que tener un automóvil o coger un taxi para llegar a su destino. 

Sin embargo, todavía existen algunos desafíos asociados con las bicicletas y los scooters qu evan desde su adopción general hasta problemas de regulación e infraestructura ya que las soluciones de micromovilidad no cuentan con unas condiciones adecuadas para poder ser implantadas en todas las regiones.

Comparte:

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*